Muros mecánicamente estabilizados

Los muros mecánicamente estabilizados se utilizan principalmente como muros de contención en obras de pasos a desnivel donde los espacios son limitados, pero también son utilizados para cualquier situación en donde sea necesario contener el suelo en un desnivel, inclusive del tipo escalonado.

Estos muros constan de “escamas” o paneles de concreto reforzado anclados al suelo del terraplén mediante mallas electro-soldadas y galvanizadas para proteger contra la corrosión y así brindar mayor durabilidad. Este tipo de muros aprovechan la integración del suelo para estabilizar mediante gravedad los empujes activos generados en el desnivel del suelo.

Las escamas son prefabricadas con acabados, textura, formas geométricas y color que mejor exhiben las cualidades arquitectónicas en los muros de contención. Estos sistemas han comprobado su funcionamiento en gran cantidad de proyectos, tanto nacionales como internacionales.